¿Víctimas de la corriente abolicionista O ejerciendo su derecho al trabajo?

 

                                                                Por: Adela Bardales León 1 

   Adolescentes y Niños  trabajan en nuestras calles. Venden caramelos, lustran zapatos, ayudan a sobrellevar el negocio de sus padres, cuidan y limpian carros, alquilan escaleras en el cementerio, realizan labores domésticas, ayudan a cultivar los alimentos  en sus chacras.

Muchas Instituciones promueven "la Erradicación del Trabajo Infantil" como un estandarte social moralista, lo único que consiguen es volvernos más vulnerables, marginarlos y crear de ellos un estigma social.

Muchas Instituciones promueven “la Erradicación del Trabajo Infantil” como un estandarte social moralista, lo único que consiguen es volverlos más vulnerables como sujetos de derechos, marginarlos y crear de ellos un estigma social.

   Si se toma como negativo cada una de las actividades laborales que realizan los hombres, mujeres, adolescentes, niños y niñas; se está negando  sus derechos que como seres humanos les es inherente. Utópicamente  y de forma equivocada  se piensa y pregona que: desde que se cumple los 18 años de edad estamos en la potestad de realizar todas las actividades laborales mencionadas antes y otras más, sin reflexionar conscientemente acerca del contexto, además en el proceso de desarrollo y crecimiento las personas van acumulando aprendizaje y  formación  para poder sobrevivir en la etapa de joven – adulto. Por ejemplo: en el caso de un niño, niña y adolescente que termina su secundaria, que sus padres no podrán seguir apoyándolo para sus estudios, ¿Qué hará para estudiar? ¿Trabajar? Pero si sus padres por cumplir religiosamente las exigencias de los disque “abolicionistas” no le permitieron a su hijo ayudar en las labores de la casa, aprender algún oficio,  solo fue a la escuela y se recreó “a todo dar” en sus tiempos libres y vacaciones, ¿Qué alternativas les dieron a las familias de los adolescentes y niños que desearon sentirse valorados con sus aportes a sus familias; es entonces que si puedo afirmar que a la infancia no se los preparó para la vida menos para la vida laboral y se corre el riesgo de caer con más facilidad en algún vicio social, la mayoría de los padres trabajaron desde pequeños, claro está que fueron otros tiempos, pero su trabajo permitió que salgan adelante a pesar de las carencias materiales.

El "contexto", debe indicar políticas, actividades y ejecuciones acertadas,  , para afrontar la pobreza del paìs, así no verán más niños, niñas y adolescentes trabajando. Mientras exista pobreza habrá Trabajo Infantil, así que hará erradicarlo, primero se debe erradicar

El “contexto”, debe indicar políticas, actividades y ejecuciones acertadas, para afrontar la pobreza del país, así no verán más niños, niñas y adolescentes trabajando en las calles. Mientras exista pobreza habrá Trabajo Infantil, así que para erradicarlo, primero se debe erradicar la pobreza, no detenerlos como si fueran delincuentes o sensibilizando a la sociedad para que no los toleren, se debe conocer primero, cuál es su situación, cuál es el “contexto” en el que vive, el niño, niña o adolescente trabajador.

   Según datos del año 2008, 28 niños de cada 100 trabajan[2], han transcurrido seis años  y la población infantil trabajadora ha aumentado, aparecen los expertos, académicos, especialistas en infancia, universidades que brindan maestrías en infancia, los profesionales suman reconocimientos, los políticos se llenan la boca con los discursos de protección para la infancia, pero ¿qué se hace para disminuir los problemas sociales? entre ellos los económicos, cómo se percibe a las familias que viven en hacinamiento, violencia, disfuncionalidad, marginación por su condición. Como harán los padres de familia para que sus hijos ejerzan los derechos fundamentales para desarrollarse, la educación se aleja más de la infancia, si no realizó la educación inicial ya no tiene la posibilidad de ser aceptado en una escuela estatal, con las modalidades educativas impuestas a los niños se los esquematiza, se les niega la opción de escoger su escuela, colegio, disminuye los días de clase, se profundiza la tendencia a deshumanizarse.

DSC00262
Se debe entender al trabajo desde otra perspectiva: Que dignifique a una persona y que le permita desarrollarse íntegramente, mejorando su calidad de vida. Pero en nuestra sociedad, esto muchas veces no es posible ni en los adultos. Pero la definición del trabajo Infantil, de las personas que promueven la erradicación, no diferencia entre trabajo y explotación. Un niño, niña o adolescente tiene derecho a trabajar, de decidir si quiere mejorar su calidad de vida, ello no tiene por qué interferir en su educación, su recreación o su desarrollo.

   Bajo este panorama actualmente se cuenta con más de 50 leyes y normas legales relacionadas con la erradicación del trabajo infantil. Entre los últimos tenemos el Plan Nacional de Acción por la Infancia y Adolescencia 2012 – 2021 y la Estrategia Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil estando el Nuevo Código del Niño y Adolescente en proceso de revisión, sin embargo el trabajo  seguirá incrementándose mientras no se mejore el empleo e ingreso familiar, la oferta educativa, el sistema de salud, las alternativas productivas y el control, monitoreo y asistencia de niños y adolescentes víctimas de la explotación laboral y sexual.

La educación, la recreación y el trabajo, pueden desarrollarse vinculados en los niños, niñas y adolescentes, de una forma muy positiva para ellos. Pero parece ser, que el pensamiento de gestión política del país, no conoce en instancia
La educación, la recreación y el trabajo, pueden desarrollarse vinculados, en los niños, niñas y adolescentes, de una forma muy positiva para ellos. Pero, el pensamiento de gestión política del país, no conoce en instancia, el pensamiento de los involucrados y gestionados. Hacen, ejecutan, lo que ellos suponen, no lo que se debería hacer en realidad.

   Finalmente se debería enfatizar en la vinculación de la enseñanza y el trabajo como uno de los medios más eficaces de transformación de la sociedad, porque lo que se necesita es entender la realidad para avanzar a la transformación social.

[1] Colaboradora del Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos (MANTHOC) Cajamarca.
[2] Tendencia que sigue en aumento porque actualmente trabajan entre 1 millón a 3 millones de NNATs en el Perú.
fotos: archivo MANTHOC – Cajamarca
leyendas: Michael Santa Cruz S. – área de comunicaciones
Anuncios

d 3

http://ift.tt/1rbTSU2
via IFTTT

#OndaNNATs – Hablamos de Discriminación

http://ift.tt/1DhXrwO
via IFTTT

#OndaNNATs – Vox Populi – UNC

via IFTTT

Entre Palabras: Dignidad para Todos

                                            Por: Patrizia Boncompagni1

 

“Si los jóvenes se organizan,

tomando posesión de todas las ramas del saber

y luchando con los trabajadores y los oprimidos,

no hay escape para el viejo orden

basado en el privilegio y la injusticia. “

Enrico Berlinguer

foto: Verena Pöhl

                                                                   foto: Verena Pöhl

“El trabajo es aquel que priva a los niños de su infancia, de su potencial y de su dignidad, y es perjudicial para su desarrollo físico y mental”. OIT

La visión de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) reconoce el trabajo infantil como portador de la “negatividad”, tanto a corto como a largo plazo, y se convierte automáticamente en un obstáculo insuperable para el desarrollo físico y psicológico del niño. A través de convenios y recomendaciones, las regulaciones internacionales impusieron la prohibición total de este fenómeno. El Convenio número 138 sobre la edad mínima de acceso al empleo, constituye la principal referencia en este campo y establece que la edad mínima para la incorporación del trabajo no puede ser inferior a la edad en que cesa la obligación escolar y, en cualquier caso, no menos de quince años. En el centro de esta posición abolicionista está la eliminación total del trabajo infantil de cualquier tipo y en cualquier contexto, porqué el trabajo infantil en los países en desarrollo no es sólo el resultado de la pobreza, pero es en sí misma, lo que impide a los niños una educación adecuada, generador de pobreza creando una especie de círculo vicioso. Para los defensores de la obra abolicionista trabajo y escuela son irremediablemente opuestas y sólo con la prohibición de empleo impuesto por la normativa interna, y por medio de la enseñanza obligatoria, que podemos solucionar el problema. La paradoja, sin embargo, es que en nombre de la lucha contra la explotación terminan por excluir y criminalizar al mismo niño, niña o adolescente: el acceso al empleo “legal” se ha impedido o limitado y empuja a los niños, niñas y adolescentes hacia un trabajo clandestino, sin derechos, sin reglas y sin protección social.

En esta posición contrasta el MANTHOC, Movimiento de Adolescentes, Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos, creado en 1976 en Perú. Su enfoque es el de una valoración crítica de niños, niñas y adolescentes, mediante una interpretación diferente que pone de relieve la importancia del role de los niños que trabajan como actores en una crítica a los mecanismos sociales injustos.

La OIT reconoce a actividades en minas y la prostitución como "trabajo infantil". Entonces este ente institucional no tiene la capacidad de diferenciar "trabajo" y "explotación", lo cual hace que la sociedad vea el trabajo Infantil como algo denigrante. Por ello es que en el MANTHOC preferimos hablar de niños, niñas y adolescentes trabajadores.

La OIT reconoce a actividades en minas y la prostitución como “trabajo infantil”. Entonces este ente institucional no tiene la capacidad de diferenciar “trabajo” y “explotación”, lo cual hace que la sociedad vea el trabajo Infantil como algo denigrante. Por ello es que en el MANTHOC preferimos hablar de niños, niñas y adolescentes trabajadores.

El trabajo no se refiere solo a actividades remuneradas o a aquellas actividades que aumentan el producto social, es el medio por el cual se puede construir la propia identidad individual, familiar y comunitaria, es parte del desarrollo personal que educa, transforma y valora a la persona. Es sólo a partir de la conciencia del valor de su trabajo que el niño puede luchar para que no sea explotado y reciba la protección a lo que tiene derecho. A través de la participación protagónica y de la auto-organización, el niño se da cuenta de su condición, sus derechos y cómo obtenerlos.

maxresdefault

Este derecho a la participación reconoce al niño, niña o adolescente, no sólo como un sujeto de derecho, sino como un recurso activo de la sociedad y por lo tanto sujeto social. Los niños, niñas y adolescentes trabajadores organizándos se convierten en actores de cambio social, reclaman que la sociedad considere que su trabajo los dignifique y esto significa luchar contra todas las forma de explotación sin sentirse victimas del sistema económico que acentúa los desequilibrios entre el Norte y el Sur del mundo. Este punto de vista contradice la idea de una “infancia domesticada, obediente y excluidos, a favor de un nuevo concepto que considera el niño y la niña como actores sociales con la capacidad de participar en la sociedad y transformarla” ( Liebel, Manfred, ” La presencia del protagonismo infantil en America Latina”, Revista Internacional de los NATs Numero 1, Abril 1996 , pp. 49-60).

El protagonismo se cumple también en la posibilidad de tomar parte en las decisiones que afectan a sí mismos. Los NNATs denuncian el comportamiento de la Legislatura que, tanto a nivel local como a nivel internacional, los margina del debate sobre el trabajo infantil y los derechos del niño en general.

La creación del CCONNA, (Consejo Consultivo de Niños, Niñas y Adolescentes).  Permite que su voz sea tomada en cuesta en las gestiones municipales.

La creación del CCONNA, (Consejo Consultivo de Niños, Niñas y Adolescentes). Permite que su voz sea tomada en cuenta en las gestiones municipales.

Yo vivo en Cajamarca hace tres meses, y cada día puedo mirar a los ojos de todos aquellos niños que están luchando con dignidad para construir un futuro mejor, un futuro que es negado por la lógica de la conquista y la explotación; que están luchando por el cambio de su país y por el reconocimiento de esta dignidad que es su propia identidad. Me doy cuenta de la doble marginación que a menudo viven los NNAT’s: la económica, lo que los hace pobres y necesitados de trabajo en muchos casos fundamentales para la supervivencia; la cultural, que les lleva a ser considerados ilegal y desviados como los define la Legislación Internacional. Creo firmemente que la mayoría de las leyes escritas de la parte del mundo que decide sobre los demás sin pensar en las consecuencias que esto genera, no toma en cuenta las diferentes maneras de ver tanto a la niñez que como al trabajo. Muchas veces nos concentramos para encontrar fórmulas universales, a menudo sólo moralistas, sin analizar el desarrollo histórico, económico, social y cultural de un país. En el Perú, un país de 29 millones de habitantes donde cerca de 6 millones de niños viven en la pobreza, de ellos el 34% en la pobreza extrema (UNICEF, 2012) el trabajo no se considera solo un medio para sobrevivir, sino no una fuente de orgullo: la vida y el trabajo tienen el mismo significado. La pregunta que todos se deberían hacer es: ¿cuáles son las causas que obligan a los niños a trabajar en condiciones peligrosas, sin protección y sin derechos? Creo que son necesarias decisiones políticas que realmente traten de cambiar y mejorar las condiciones de vida, sin estrategias de dominación cultural pero que articulen la educación y el trabajo, teniendo en cuenta el contexto de los  mismos NNATs (Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores).

En Cajamarca existe una de las minas más importantes de Latinoamérica y es una de las ciudades más pobres del Perú.

En Cajamarca existe una de las minas más importantes de Latinoamérica y es una de las ciudades más pobres del Perú.

Para que la dignidad humana no sólo sea una utopía, sino un derecho para todos; no sea solo una palabra escrita sobre las leyes internacionales, sino un hecho concreto y real en cada sociedad que necesita de los esfuerzos humanos y de la voluntad política.

1 Voluntaria en el Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos (MANTHOC) Cajamarca.

“XXVIII ANIVERSARIO MANTHOC” —————Dedicatoria—————

17072014-P1090573

     No puedes elegir la hora, el día, ni las circunstancias. La lluvia, la tarde, la noche o el día. No puedes elegir el lugar, la nación o el país. No puedes elegir a tus padres. Tus ojos y el color de tu piel. No puedes elegir, la demencia o la enfermedad. La pobreza o la angustia. Las tragedias o fatalidades. Pero puedes ver a través de tu corazón, frente a todas las adversidades de la vida, no importa en quien creas, sólo pídele que te ayude en aceptar las cosas y te dé fortaleza.

     No te quejes ni juzgues lo que tienes, ni lo que eres, se agradecido con eso, aprende a valorarlo y a quererte, lucha por lo que en verdad quieres. Y si alguien te falta el respeto, se tolerante y da media vuelta, no dejes que te afecte, sólo las personas que se sienten mal hacen sentir mal a otros.

     Quizás tengas muchas preguntas sin resolver, quizás tu espíritu se siente agotado por la violencia, el frío, la soledad o el cansancio. Pero en la profundidad de la oscuridad es donde uno se hace más fuerte. Quizás no puedes elegir tu vida pero puedes elegir cómo vivirla. Cuando no quedan muchas opciones, sólo podemos lamentarnos y hundirnos en nuestros problemas o podemos actuar  frente a ellos y afrontarlos.

24072014-IMG_1027

     Me gustaría ver a través de tu mirada, sentir lo que siente tu piel, despertar envuelto en tus sueños, así tal vez pueda entender lo que aflige o lastima tu alma y de esa manera poder ayudarte. Sin embargo, hay batallas que debemos hacerlas por nosotros mismos.

    Me gustaría que la luz del amanecer te encuentre cada día con una sonrisa en el rostro, que el velo de la noche deje su paz posar suavemente sobre ti, que las pesadillas mantengan sus garras lejos de tu tranquilidad. Me gustaría que veas cosas que te inspiren, que te asombren, que conozcas personas que te quieran y te valoren.

16072014-P1090513

     Recuerda siempre vivir con respeto, edúcate lo más que puedas. Sólo así tendrás la capacidad de entender a las demás personas. Se amable y aprende a escuchar. Mantén siempre tu inocencia y sinceridad.

    Sé que no suena fácil, pero debes confiar en ti. Tal vez no pueda imaginar lo mal que la estás pasando, pero te puedo decir que la vida está hecha de momentos buenos y momentos malos, a veces es muy difícil comprender, nos equivocamos y hacemos cosas tontas como personas. Pero debemos aprender a perdonar y a perdonarnos a nosotros mismos. A veces es bueno mejor olvidar y no pensar mucho en lo que sucede, ya que a veces no estamos listos para saber la respuesta.

16072014-P1090528

    Sean como sean tus condiciones, debes aprender a aceptarlas y vivir con ellas. No te servirá de nada quejarte. Nadie tiene la culpa. Sólo recuerda que la fortaleza de una persona está en cómo supera sus propios límites. Las cosas no se dan sólo porque sí, de la nada. Y de ser así, aprende a sacar provecho de ellas. Recuerda que hay personas que la están pasando peor, aun así le echan ganas para vivir.

    Siempre tienes una nueva oportunidad, cada día, ese es el mejor consuelo y el mejor regalo que tienes. Sé consciente de lo que haces, de lo que dices, de lo que piensas. Porque son tus pensamientos los que construyen tu vida, elígelos bien. Todo está en la voluntad, concéntrate, detente un momento, respira y vuelve a empezar.

27072014-IMG_1136

  Con el más sincero aprecio, para todos y cada uno de los niños, niñas y adolescentes trabajadores del MANTHOC – Cajamarca.

Michael Santa Cruz | área de comunicaciones

Fotos: Lina F. 

“Entre la Opresión, la Resignación y la Libertad”

Por: Francesca Bigolin

 
           
  “Cuánto mayor es la opresión,
más profunda es la resignación,
pero también más fuerte la necesidad de lograr libertad”

Erhard Meueler (pedagogo alemán)

El discurso sobre la dignidad humana es lo más complicado que se puede desarrollar y todavía no existe una definición universal del término, así que hasta el día de hoy, los más grandes pensadores van discutiendo acerca del tema, aportando su pensamiento, su construcción filosófica y discutiendo los detalles, cada uno con su conocimiento, su cultura, cada uno buscando el “nudo central” que pueda justificar su visión; algunos desde un punto de vista más racional, otros más metafísico.

Mafalda - Quino

Mafalda – Quino

Lo que me parece interesante es que muchos de los filósofos, pero también las personas comunes, los ciudadanos, participan en esta premisa: definir lo que significa dignidad, a nivel teórico o práctico, en los diferentes países o en las Conferencias Internacionales, en el sentido de rendir efectivos los derechos humanos, principios que todavía no están siempre respetados y tampoco reconocidos, así en las leyes como en la vida social.

Por esta razón, tampoco es fácil hablar de trabajo digno, de dos dimensiones de los seres humanos, trabajo y dignidad, que todavía no deberían estar separados, en realidad necesitan de esta expresión contradictoria para explicar una realidad que es también contradictoria, una realidad donde están el Norte y el Sur del mundo, países llamados occidentales, desarrollados o capitalistas y países llamados en vías de desarrollo, donde se presenta el trabajo infantil como un problema social y niños y niñas trabajadores como protagonistas de la sociedad.

En nuestro siglo el fenómeno de la globalización ha permitido reflexionar sobre estas contradicciones, todavía se sigue buscando soluciones, poniéndose interrogantes enormes sobre la estructura del sistema económico mundial que sin embargo se demuestra insostenible e injusto, luchando en las diferentes sociedades para conseguir el respeto de los derechos fundamentales. No es esto el espacio para hacer un análisis complicado y tampoco está en mi posibilidad hacerla, pero pienso que debemos tener en cuenta este concepto, que depende de la complejidad.

frase-uno-puede-estar-a-favor-de-la-globalizacion-y-en-contra-de-su-rumbo-actual-lo-mismo-que-se-puede-fernando-savater-129573

Hablar de trabajo digno en este sentido y en particular de los NNATs (Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores), significa tener en cuenta los diferentes países, las diferentes condiciones de vida de los niños, los diferentes contextos en los cuales viven y crecen; además de, considerar las causas de la pobreza de una parte del mundo y de la riqueza de la otra parte, condiciones opuestas y complementarias. Es importante decir que el fenómeno de niños y niñas que trabajan no se limita a los “países pobres” del Sur. En Europa también hay un gran número de niños y niñas que hacen algún tipo de trabajo remunerado, por lo general paralelamente al colegio, y también en Europa se discute si esta situación pueda perjudicar a los niños y niñas en su desarrollo físico y su rendimiento escolar, la misma discusión que ha portado la OIT (Organización Internacional del Trabajo) al asumir su posición de erradicar el trabajo infantil, una posición que se caracteriza por un marcado tono moralizador y que considera el trabajo infantil como una barbaridad de tiempos remotos, que les roba a los niños y niñas su infancia; una posición que hoy día no se puede terminar de revisar y criticar por las tantas evidencias de contradicción con la realidad. Los mismos niños y niñas que están organizados hace muchos años, son una prueba que algo no funciona; la crisis mundial es otra prueba que algo tiene que cambiar.

No veo la crisis

Me agrada pensar que uno de los enfoques para lograr el cambio necesario, es el protagonismo social de la niñez, al asumir a los niños, niñas y adolescentes como sujetos sociales de derechos. Esto significa cambiar de paradigmas, educarnos a una nueva visión sobre la convivencia, asumir el empeño a nivel político; ya es una meta muy alta que necesita de un camino muy largo. Pero en esta meta, que debería ser una meta común de todos los que quieren ejercer los derechos humanos, es un momento importante para reflexionar entre Norte y Sur, por eso me siento afortunada como voluntaria italiana en Perú y como persona comprometida en la lucha por el reconocimiento y la aplicación de los derechos humanos, de tener la posibilidad de conocer una mirada diferente de la europea a través de esta experiencia en Cajamarca .

Trabajo digno, en mi opinión, significa reconocer el trabajo como parte de nuestra vida, en mejores condiciones, con un mejor trato, reconociendo las capacidades de cada uno; un derecho que, sin embargo, tiene que ser definido por los mismos actores, en el caso del “trabajo infantil” para los niños, niñas y adolescentes. La edad concreta en la cual los niños empiezan a trabajar varía de cultura en cultura y de sociedad en sociedad. En sociedades no occidentales, a veces los niños trabajan a partir de los cuatro años, por ejemplo cuando hermanos mayores cargan a sus hermanos pequeños en la espalda, cuando estos todavía no pueden caminar. En otros países del Sur, la colaboración de los niños y niñas se inicia a partir de los 7 u 8 años de edad y no siempre esta colaboración es voluntaria. En las sociedades modernas de Europa Central, en cambio, los niños y niñas suelen empezar a buscarse un trabajo para “ganar su propio dinero” a partir de los 12 años. No obstante, a veces nos topamos con niños y niñas de 8 ó 9 años de edad vendiendo juguetes y libros  que ya no utilizan en la calle. Sin embargo, hay grandes diferencias entre el trabajo de niños y niñas en los países europeos y el de niños y niñas en países de Sudamérica. Normalmente, en Europa, los niños y niñas no trabajan para asegurar su sobre vivencia y el trabajo no es tan pesado ni los expone a tantos peligros como en América Latina.

25anosmanthoc

Lo que me parece importante recordar son las opiniones de los niños sobre su trabajo: llama la atención que muy pocos sienten su trabajo como una obligación o como algo desagradable, sino que lo consideran como una oportunidad para hacer algo serio, algo útil de lo cual pueden sentirse orgullosos, una oportunidad para ganar su propio dinero del que ellos pueden disponer solos, para ser independientes y aprender algo, que les sea útil. En un testimonio de historia de vida que he leído en estos días, de un niño trabajador de Cajamarca, recuerdo estas palabras: “estudio y soy un niño trabajador, que más puedo pedir!”. Y también se ha quedado en mi mente un eslogan del los NNATs del MANTHOC: ¡Tenemos derecho a un trabajo digno, sin explotación! – ¡Sí al trabajo, no a la explotación! ¡Apostemos por un mundo mejor, con los NNATs!.

Estoy de acuerdo que el problema no es el trabajo sino la explotación y que el protagonismo de los NNATs puede ser una oportunidad para mejorar la vida de todos. Porque casi nadie pregunta ¿qué piensan los propios niños? ¿por qué seguimos con el paradigma “adultocentrico”? Y por qué, para estar de acuerdo con el científico educacional Hartmut von Hentig, no nos damos cuenta que: “Si una sociedad no necesita a sus jóvenes hasta que cumplan 25 años y además les hace saber eso encerrándolos en escuelas – que son lugares de los que no surge nada nuevo – para que se ocupen de sí mismos, excluyéndolos de todas las tareas de los adultos, para las que como signo y medida de la importancia de dichas tareas, éstos últimos reciben una remuneración, entonces ¿esta sociedad está criando a sus propios destructores?”.

Para mí, estas preguntas son fundamentales en este momento de crisis mundial, y son posibilidades para crear nuevas visiones, para cambiar lo que no funciona, para revolucionar nuestros puntos de vista y nuestras actitudes, para escuchar las voces que están intentando expresarse, superando aquellos principios y actitudes que excluyen “los diferentes”, no sin caer en la discriminación. Por estos motivos creo que se tiene que buscar un equilibrio, que los extremos, pobreza y riqueza, sobre protección y explotación, deberían encontrarse y confrontarse, que tenemos la obligación de reflexionar y de pasar adelante de los principios limitados y limitantes que están asumidos como verdades absolutas y retomar nuestra libertad de pensamiento, tanto en Europa como aquí, donde estoy conociendo un poco de América Latina.

Minientrada

Anteriores Entradas antiguas